Noticias

Conozca de cerca el Hogar de Cristo

27 junio, 2016

Son muy pocas hoy en día las instituciones que se preocupan por darle un nuevo sentido de vida a esas personas que tanto lo necesitan. Chile es un país muy bendecido en muchos aspectos, pero que al igual que otros países debe lidiar con situaciones sociales poco positivas que causan un detrimento en la población general, dificultando que puedan tener una calidad de vida digna por el resto de su vida. Hogar de Cristo es ese refugio al que personas con diferentes problemas pueden acudir y encontrar la solución para llevar una calidad de vida sana y feliz.

Para las personas que aún no conocen, es una institución que sin ánimo de lucro que por medio de donaciones, responde a las necesidades de muchos chilenos que se encuentran en situación de calle y que no tienen el respaldo de su familia ni de nadie que pueda garantizarles una vida digna y libre de dificultades.

Cabe anotar que muchos, sobre todo los más pequeños, que han nacido en condición de calle no tienen la culpa de la situación en las que viven. Como la sociedad no tiene nada para ofrecerles se acostumbran a vivir de la basura y de las sustancias psicoactivas que puedan encontrar en su entorno, esto genera niños, jóvenes y adultos drogodependientes que al no conocer otros estilo de vida terminan consumiendo estas drogas.

La compasión y ganas de ayudar al prójimo son los pilares que mantienen de pie a la fundación para ayudar a esta población en nuestro país, por ello cuenta con programas de apoyo que ayuda a salir de esa situación de calle y de la drogadicción, para que conozcan el mundo y puedan dejar de vivir en la miseria y en la exclusión social. Somos conscientes del arduo trabajo que requiere la recuperación y readaptación de estos seres humanos a la sociedad, por lo que desde el amor y la caridad, les enseñan a llevar una vida sana en comunión con su espíritu.

Estas personas son individuos que tienen muchas carencias emocionales por lo que de una u otra forma recurren a los que tienen más cerca para llenarlos. Es por ello que las drogas y las malas compañías se convierten en sus mejores amigos, cegándolos ante las demás posibilidades que tiene la vida por lo que tampoco buscan ayuda.

Al encontrarlos, el Hogar de Cristo hace todo un acompañamiento para ayudarlos a superar sus problemas de adicción y de situación de calle. Para ello existe fundación Paréntesis, buscando acompañar, acoger y promover dignamente la inclusión social de estas personas, que han caído en el abuso de las drogas y el alcohol para escapar de su realidad, contribuyendo a mejorar el proceso de reparación de todos aquellos que están siendo afectados por esta problemática y que han vuelto infractores de la ley.

Cuenta con diversos programas para garantizar el cubrimiento de todas las necesidades con las que llegan estos seres a la fundación. Uno de ellos, es el programa de terapia ambulatoria que brindan un tratamiento integral a jóvenes y adultos que no han podido superar sus adicciones, facilitando que este pueda reintegrarse nuevamente a su núcleo familiar, así como a otros esferas: educativas, comunitarias y laborales.

Los programas de terapia residenciales están dirigidos a los adultos y jóvenes que se encuentran en situación de vulnerabilidad, lo que puede llevarlos al consumo de estas sustancias nocivas para su salud y desarrollo integral en la sociedad. A través de estos programas se busca prevenir que caigan en el consumo de drogas mejorando su entorno psicosocial y planteándoles mejores alternativas para su futuro.

Por otro lado están los programas especializados para atender a la población infantil y adolescente, que se han convertido en infractores de la ley. Por medio de estos se puede mejorar el nivel de integración a la sociedad, promoviendo el conocimiento y práctica de sus derechos como individuos, el desarrollo de factores protectores y la participación socio-comunitaria.

Asimismo las personas que se encuentran en situación de calle son acogidas en el Hogar de Cristo. Muchos de estos individuos son afectados no sólo por su situación de pobreza también personas que padecen de algún tipo de incapacidad física o mental, que le impide llevar una vida digna.

Para lograr el objetivo de mejorar su calidad de vida nuestros programas contribuyen a reconocer y potencializar su capacidades y recursos, para que por medio de estos puedan integrarse a la sociedad. Nuestras hospederías entregan un techo a estas personas que han tenido que vivir gran parte o toda su vida en las veredas o debajo de los puentes; allí encuentran la alimentación y apoyo que no han tenido a lo largo del camino para superar su situación.

De igual forma existe un programa de acogida especializada que les brinda la atención básica junto con el acompañamiento psicosocial que requieren para superar los estigmas, prejuicios y paradigmas que se han creído ellos mismos debido al desprecio de sus pares.

Para complementar este acompañamiento, las casas de acogida brindan un espacio que a través de encuentros constantes, personalizados y directos, permite el dialogo abierto y franco que contribuye al proceso de su cambio personal. Los centros de encuentro son espacios en donde se dan atenciones básicas en salud, acogida y apoyo psicosocial durante todo el día, en donde pueden participar de actividades educativas y recreativas de carácter grupal.

Además de esta labor son muchas otras las que se viene realizando día a día en la Fundación Hogar de Cristo, por ello se continua trabajando fuertemente para darles una vida digna a las personas que pasan por esta situación de calle y que han caído en el abuso de las drogas. No sólo una vida llena de experiencias positivas es lo que nos interesa, también cuando encontramos personas que han fallecido en la calle estamos comprometidos con darle una muerte digna por medio de la  Funeraria.

Volver